Anécdota número 2, Conde de Godo y Roland Garros

Hola a todos, ¿cómo estáis? Espero de corazón que os encontréis bien y que el ánimo no decaiga, hay que seguir “fuertes de cabeza” tenemos que ser “rocas” también en esto. El tenis nos deja muchas enseñanzas para aplicar a nuestra vida aunque no lo creáis, y viceversa, estoy seguro de que esta situación sacaremos aprendizajes que nos servirán para afrontar mejor la competición, con mayor serenidad, sabiendo relativizar mejor.
Y como nos han dicho los profesionales que es bueno mantener la cabeza bien ocupada e intentar tomarse las cosas con la mejor actitud os comparto la segunda anécdota de mis viajes como profesional por el mundo que espero os despeje un rato y os saque una sonrisa.

En esta ocasión llevábamos un invitado muy especial, Antonio de Santiago. El el que muchos conocemos como Tono, que en aquella época siempre que podía nos acompañaba a los torneos, y por suerte fueron muchos y a destinos muy diferentes. Estábamos en el Conde de Godó y recuerdo que salí de la sala de jugadores buscando a mi padre, que estaba en la grada de la pista de al lado. De repente me encontré a Tono firmando autógrafos a dos chicas. Lo primero que pensé fue que ya estaba haciendo Tono de las suyas, porque ha sido todo un Don Juan. Así que me acerqué a ver qué pasaba, y todo emocionado me dijo “Iván que creen que soy Ferrero” (yo no les veo mucho parecido, pero bueno). Las chicas eran francesas y no nos entendían, o eso creíamos jeje. Rápidamente le dije a Tono cómo firmaba Juan Carlos, y se puso manos a la obra. Todo quedó en un pequeña anécdota que luego le contamos a mi padre y poco más. Hasta aquí bien, pero lo bueno viene ahora.

Un mes después nos acompañó también a Roland Garros. Un día, después del entrenamiento, saliendo de la pista en este orden, Chucky delante, luego yo, y por último Tono, vemos que se acercan unos cuantos franceses (o eso parecían por su acento) y empiezan a decirle a Tono “Feguego, Feguego autograph”. Imaginaos a Tono encantado y alagado, ¡le confundían con Juan Carlos Ferrero!
Empezó a firmar a todo el mundo que se le acercaba, con una sonrisa de oreja a oreja, cada vez más y más gente esperaba su autógrafo, nosotros esperándolo unos pasos más adelante. De repente le gritamos “¡Tono, deja de firmar!”, y él medio riéndose me dijo “pero qué dices, estoy emocionado, no paro ni de broma”. Yo le insistí “¡Tono corta ya!”, pero seguía resistiéndose “No hombre, esta oportunidad no la pienso desaprovechar, no he firmado tanto en mi vida”. No le faltaba razón, creo que yo tampoco la verdad, jajajaja. Así que tuve que decirle lo que pasaba, ya que no había manera de que parase, había un cámara de TF1 que se acercaba dispuesta a grabarle en plena acción. Para los que no lo sepáis la TF1 es como la TVE francesa.
Rápidamente le cambió la cara y exclamó “¡Pero qué dices!”. Y cuando levantó la vista y vio al cámara, empezó a correr hacia la sala de jugadores que hay en la pista Suzanne Lenglen. Corrió tanto o más como autógrafos firmó. Os prometo que había corrido muchas veces con Tono, pero jamás lo he visto correr de esa manera, con el bolígrafo en la mano, como si llevase el testigo de la final de los J.J.O.O en el 4×100, y en la calle de al lado lo acompañara Usain Bolt, ¡qué fenómeno!
Pero lo mejor de todo fue cuando llegó a las escaleras, ahí sí que batió el record, pero esta vez el de longitud si hubiera habido juez de atletismo. ¡Menudo salto pegó!

A partir de ahí imaginaros, durante todos los días que estuvimos en París, tuvimos tema de risas y conversación. Chucky (Israel Sevilla) hizo varios vídeos en ese torneo e incluso en Alicante de las bromas que le hacíamos relacionadas con la anécdota, si podemos os enseñaremos alguno más adelante.

Por suerte no trascendió y se quedó en una anécdota que nos ha hecho pasar muy buenos ratos en aquel viaje y siempre que la recordamos. Espero que os haya gustado.

Aquí os dejo un enlace en el que podréis ver el plano de Roland Garros, nosotros habíamos entrenado en la pista 17, que está en la parte izquierda del plano.
https://www.parisdigest.com/photos/roland_garros_map.jpg

Seguro que pronto podremos volver a viajar, competir y compartir todo juntos.

Un abrazo, resistimos, #quédate en casa!

Pin It on Pinterest

Share This